SETAC Brand-01

VIH

Hablemos de VIH

¿Qué es el VIH?

VIH significa virus de la inmunodeficiencia humana. Es el virus que puede causar el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o sida, si no se trata. A diferencia de otros virus, el cuerpo humano no puede eliminarlo completamente, ni siquiera con tratamiento. Por lo tanto, si contrae el VIH, lo tendrá de por vida.

El VIH es un virus que se transmite a través de determinados líquidos corporales y ataca el sistema inmunológico del cuerpo, específicamente las células CD4, también llamadas células T.  Las células CD4 son células especiales que ayudan al sistema inmunitario a luchar contra las infecciones. Cuando el VIH no se trata se reduce la cantidad de células CD4 (células T) que hay en el cuerpo y este daño al sistema inmunológico hace que le sea cada vez más difícil luchar contra las infecciones y algunas otras enfermedades. Los cánceres o infecciones oportunistas se aprovechan del sistema inmunológico muy débil y son señal de que la persona tiene sida.

¿De dónde proviene el VIH?

Los científicos han identificado a un tipo de chimpancé en África Central como la fuente de infección por el VIH en los humanos. Creen que es muy probable que la versión del virus de inmunodeficiencia en los chimpancés (llamada virus de inmunodeficiencia simia o VIS) se transmitió a los humanos y se mutó a VIH cuando los humanos entraron en contacto con sangre infectada al cazarlos por su carne. Los estudios muestran que el VIH podría haber pasado de los simios a los humanos desde finales del siglo XIX. En cuestión de décadas, el virus se propagó lentamente por toda África y luego a otras partes del mundo. Sabemos que el virus ha existido en los Estados Unidos desde al menos mediados o finales de la década de los 70.

¿Cómo sé si tengo el VIH?

La única forma de saber con seguridad si tiene el VIH es hacerse la prueba. Es importante que sepa si tiene el VIH porque eso le servirá para tomar decisiones saludables para prevenir contraerlo y transmitirlo.

Algunas personas pueden sentirse enfermas como si tuvieran la influenza en las 2 a 4 semanas siguientes a la infección (etapa 1 de la infección por el VIH). Pero otras podrían no sentirse enfermas durante esta etapa. Los síntomas similares a los de la influenza incluyen fiebre, escalofríos, sarpullido, sudores nocturnos, dolores musculares, dolor de garganta, fatiga, inflamación de los ganglios linfáticos y úlceras en la boca. Estos síntomas pueden durar desde pocos días hasta varias semanas. Durante este tiempo, la infección por el VIH podría no detectarse en las pruebas del VIH; sin embargo, las personas infectadas son muy contagiosas y pueden transmitirlo a otras.

Si tiene estos síntomas, no significa que tenga el VIH. Cada uno de los síntomas puede ser causado por otras enfermedades. Pero si tiene estos síntomas después de una posible exposición al VIH, vea a un proveedor de atención médica y dígale acerca de su riesgo. La única manera de determinar si está infectado es hacerse la prueba del VIH.

Después de hacerse la prueba es importante averiguar los resultados para poder hablar con el proveedor de atención médica sobre opciones de tratamiento, si fuera VIH positivo, y para aprender cómo prevenirlo, si fuera VIH negativo.

¿Existe una cura para el VIH?

No existe una cura eficaz para el VIH en la actualidad. Sin embargo, con la atención médica adecuada, el VIH se puede controlar. El tratamiento para el VIH se llama terapia antirretroviral o TARV. Si los medicamentos de la TARV se toman de la manera correcta, todos los días, esta terapia puede prolongar drásticamente la vida de muchas personas infectadas por el VIH, mantenerlas saludables y reducir mucho sus probabilidades de infectar a los demás. Antes de que se comenzara a usar la terapia antirretroviral a mediados de la década de los años 90, la infección por el VIH podría evolucionar a SIDA (la última etapa de la infección por el VIH) en tan solo unos años. En la actualidad, las personas con un diagnóstico de VIH que reciben tratamiento antes de que la enfermedad avance mucho pueden vivir casi tanto como las que no tienen el virus.

¿Cuáles son las etapas del VIH?

Cuando las personas se infectan por el VIH y no reciben tratamiento, típicamente pasarán por tres etapas de enfermedad. Los medicamentos para tratar el VIH, conocidos como terapia antirretroviral (TARV), ayudan a las personas en todas las etapas de la enfermedad, si se toman de la manera correcta, todos los días. El tratamiento puede prevenir o hacer más lenta la evolución de una etapa a la otra. También puede reducir drásticamente las probabilidades de transmitir el VIH a otra persona.

Etapa 1: Infección aguda por el VIH

Dentro de las 2 a 4 semanas después de la infección por el VIH, las personas pueden sentirse enfermas como si tuvieran la influenza (gripe) y esto puede durar algunas semanas. Esta es la respuesta natural del cuerpo a la infección. Cuando una persona tiene una infección aguda por el VIH, tiene una gran cantidad de virus en la sangre y es muy contagiosa. Pero las personas con infección aguda a menudo no saben que están infectadas porque podrían no sentirse mal de inmediato o no sentirse mal para nada. Para saber si una persona tiene una infección aguda, se debe hacer una prueba de anticuerpos de cuarta generación o de antígenos, o una prueba de ácido nucleico (NAT, por sus siglas en inglés). Si cree que ha estado expuesto al VIH a través de las relaciones sexuales o el consumo de drogas y tiene síntomas similares a los de la influenza, busque atención médica y solicite una prueba para diagnosticar la infección aguda.

Etapa 2: Latencia clínica (inactividad o estado latente del VIH)

A esta fase a veces se la llama de infección asintomática por el VIH o de infección crónica por el VIH. Durante esta fase, el VIH sigue activo, pero se reproduce a niveles muy bajos, y las personas podrían no tener ningún síntoma ni sentirse enfermas. En las personas que no están tomando ningún medicamento para tratar el VIH, esta fase podría durar una década o más; sin embargo, otras personas pueden pasar más rápido por esta etapa. Las personas que toman medicamentos para tratar el VIH (TARV) de la manera correcta, todos los días, pueden estar en esta etapa por varias décadas. Es importante recordar que todavía se puede transmitir el VIH durante esta fase, aunque quienes que usan TARV y mantienen una carga viral inhibida (o sea, que tienen un nivel de virus muy bajo en la sangre) tienen muchas menos probabilidades de transmitir el virus que aquellas que no tienen una carga viral inhibida. Al final de esta etapa, la carga viral comienza a aumentar y el recuento de células CD4 comienza a bajar. Cuando esto sucede, la persona podría comenzar a tener síntomas a medida que vayan aumentando los niveles de virus en su cuerpo, y pasar a la etapa 3.

Etapa 3: Síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA)

El SIDA es la etapa más grave de la infección por el VIH. Las personas con SIDA tienen el sistema inmunitario tan dañado que comienzan a tener cada vez más enfermedades graves, las cuales se llaman enfermedades oportunistas.

Sin tratamiento, las personas con SIDA típicamente sobreviven alrededor de 3 años. Los síntomas comunes del SIDA incluyen escalofríos, fiebre, sudoración, inflamación de los ganglios linfáticos, debilidad y pérdida de peso. El SIDA se diagnostica cuando el recuento de células CD4 cae por debajo de 200 células/mm o si la persona presenta ciertas enfermedades oportunistas. Las personas con SIDA pueden tener una carga viral elevada y ser muy contagiosas.

Cómo se transmite el VIH de una persona a otra

Solamente se puede contraer o transmitir el VIH a través de determinadas actividades. Lo más común es que las personas lo contraen o transmitan a través de sus comportamientos sexuales, de la madre al hijo (perinatal) o el uso de jeringas o agujas.

Los líquidos corporales que transmiten el VIH son: la sangre, el semen, el líquido pre eyaculatorio, las secreciones rectales, las secreciones vaginales y la leche materna. Estos líquidos deben entrar en contacto con las membranas mucosas o con tejidos lesionados de la otra persona. Las membranas mucosas se encuentran dentro del recto, la vagina, el pene y la boca y ojos.

El VIH se transmite principalmente mediante las 3 siguientes formas:

¿Qué tanto sobrevive el VIH fuera del cuerpo?

El VIH no sobrevive mucho fuera del cuerpo humano (por ejemplo, en las superficies) y no se puede reproducir fuera del cuerpo humano. No se transmite a través de lo siguiente:

  • Los mosquitos, las garrapatas u otros insectos.
  • La saliva, las lágrimas o el sudor que no esté mezclado con la sangre de una persona con VIH.
  • Darle un abrazo, darle la mano, compartir el inodoro, compartir platos, o darle un beso de boca cerrada o un “beso social”.
  • Compartir lugares como el hogar, el trabajo, la escuela, iglesia u otro espacio.
  • Otras prácticas sexuales que no incluyan el intercambio de líquidos corporales (por ejemplo, tocarse).
¿Existe alguna relación entre VIH u otras enfermedades de transmisión sexual?

Sí. Tener otra enfermedad de transmisión sexual (ETS) puede aumentar el riesgo de contraer o transmitir el VIH.

Si usted tiene otra ETS, tiene más probabilidades de contraer o transmitir el VIH. Algunas de las ETS más comunes son la gonorrea, la clamidia, la sífilis, la tricomoniasis, el virus del papiloma humano (VPH), el herpes genital y la hepatitis. La única manera de saber con certeza si tiene una ETS es hacerse una prueba. Si es sexualmente activo  usted y sus parejas deben hacerse una prueba de ETS regularmente.

Si es VIH negativo, pero tiene una ETS, sus probabilidades de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales sin protección con una persona VIH positiva son 3 veces más altas.

Tener una ETS puede aumentar sus probabilidades de contraer el VIH de dos maneras.

Si la ETS causa irritación en la piel (como lo hace la sífilis, el herpes o el virus del papiloma humano), estos cortes o llagas podrían facilitar la entrada del VIH al cuerpo durante el contacto sexual.

Incluso las ETS que no producen cortes o llagas abiertas (como la clamidia, la gonorrea o la tricomoniasis) puede aumentar el riesgo porque causan inflamación, lo cual aumenta la cantidad de células que pueden servir de objetivo para el VIH.

Si usted es VIH positivo y además está infectado con otra ETS, sus probabilidades de transmitir el VIH a través del contacto sexual son aproximadamente 3 veces más altas que si no tuviera la ETS. Esto parece suceder porque hay una concentración más alta de VIH en el semen y en las secreciones genitales de las personas VIH positivas que también están infectadas con otra ETS.

¿Puedo contraer el VIH de alguien que tiene una carga viral no detectable?

Sí. A pesar de que tener una carga viral no detectable reduce las probabilidades de que se transmita el VIH a una pareja, todavía existe cierto riesgo.

La carga viral es la cantidad de VIH en la sangre. Una carga viral NO DETECTABLE es cuando la cantidad del VIH en la sangre es tan baja que no se puede medir. La terapia antirretroviral (TARV) reduce la carga viral, idealmente a un nivel no detectable cuando se toman los medicamentos de manera constante y correcta. Una persona con VIH todavía puede transmitir a su pareja, aun cuando tenga una carga viral no detectable, debido a que:

  • El VIH todavía se puede detectar en las secreciones genitales (p. ej., semen, flujo vaginal). La prueba de carga viral solo mide el virus presente en la sangre.
  • La carga viral de una persona puede aumentar de una prueba a otra. Cuando esto sucede, tiene más probabilidades de transmitir el VIH a sus parejas sexuales.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) aumentan la carga viral en las secreciones genitales.

¿Si ya tengo VIH, puedo adquirir otro tipo de VIH?

Sí. A esto se le llama superinfección por el VIH.

La superinfección por el VIH ocurre cuando una persona con el VIH se infecta con otra cepa del virus. La cepa nueva del VIH puede reemplazar la cepa original o permanecer a la par de la primera.

Los efectos de la superinfección varían de una persona a otra. La superinfección puede hacer que algunas personas se enfermen más rápido porque se infectan con una cepa nueva del virus que es resistente a los medicamentos (la terapia antirretroviral o TARV) que toman para tratar su infección inicial.

Las investigaciones indican que las superinfecciones difíciles de tratar son infrecuentes. Tomar medicamentos para tratar el VIH (o TARV) puede reducir las probabilidades de contraer una superinfección.

¿Están en riesgo de contraer VIH las lesbianas o las mujeres que tienen sexo con otras mujeres?

Los informes de casos de transmisión del VIH de mujer a mujer son muy infrecuentes. El riesgo bien documentado de transmisión de mujer a hombre muestra que las secreciones vaginales y la sangre menstrual pueden contener el virus y que la exposición a estos líquidos a través de las membranas mucosas (de la vagina o la boca) podría potencialmente causar la infección por el VIH.

¿Puedo contraer el VIH por recibir atención médica?

Aunque es posible que ocurra la transmisión del VIH en los entornos de atención médica, es extremadamente infrecuente. La cuidadosa práctica de control de infecciones, que incluye precauciones universales (tomar medidas de protección y usar equipos de protección personal para prevenir el VIH y otras infecciones de transmisión sanguínea), protege tanto a los pacientes como a los proveedores de atención médica contra la posible transmisión del VIH en los consultorios médicos y dentales y en los hospitales.

El riesgo de contraer el VIH por recibir una transfusión de sangre, productos de sangre o un trasplante de órganos o tejidos contaminados con el VIH es extremadamente pequeño debido al riguroso análisis que se le hace a la sangre, los órganos y los tejidos donados.

Es importante saber que usted no puede contraer el VIH por donar sangre. Los procedimientos de extracción de sangre están altamente regulados y son muy seguros.

¿Los trabajadores están en riesgo de adquirir el VIH en su trabajo?

Para los trabajadores de la salud, el riesgo de exposición al VIH en el trabajo (exposición ocupacional) es muy bajo, especialmente si toman medidas de protección y usan equipos de protección personal para prevenir tanto el VIH como las otras infecciones que se transmiten por la sangre. El principal riesgo de transmisión del VIH que tienen los trabajadores de la salud en el trabajo es pincharse con una aguja o con un objeto cortopunzante contaminado con VIH. Sin embargo, incluso este riesgo es pequeño. Los científicos estiman que el riesgo de infección por el VIH por pincharse con una aguja que se usó en una persona infectada por el VIH es de menos de 1 %.

SEXUAL

Sexual

Tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales con una persona que tiene el VIH sin usar protección.

  • El sexo anal es el comportamiento sexual de más alto riesgo.
  • El sexo vaginal es la segunda práctica sexual de mayor riesgo.
  • El sexo oral poner la boca en el pene (felación), la vagina (cunilingus) o el ano (anilingus).

 

SANGUÍNEA

Sanguínea

Compartir con una persona VIH positiva las agujas o jeringas, el agua de enjuague o los otros implementos que se usan para preparar las drogas inyectables. El VIH puede vivir en una aguja usada por hasta 42 días, según la temperatura y otros factores.

Pincharse con una aguja o con otro objeto corto punzante contaminado con el VIH. Este es un riesgo principalmente para los trabajadores de la salud.

 

PERINATAL

Perinatal

De madre a hijo durante el embarazo, en el parto o a través de la lactancia materna. El riesgo puede ser elevado si la madre tiene el VIH y no está tomando medicamentos; sin embargo, las recomendaciones de hacerles la prueba a todas las mujeres embarazadas y de iniciar el tratamiento contra el VIH inmediatamente han reducido la cantidad de bebés que nacen con esta infección.

infeccion-vih-sexual-web

SEXUAL

Tener relaciones sexuales anales, vaginales u orales con una persona que tiene el VIH sin usar protección.

  • El sexo anal es el comportamiento sexual de más alto riesgo.
  • El sexo vaginal es la segunda práctica sexual de mayor riesgo.
  • El sexo oral poner la boca en el pene (felación), la vagina (cunilingus) o el ano (anilingus).
  • infeccion-vih-inyeccion

    SANGUÍNEA

    • Compartir con una persona VIH positiva las agujas o jeringas, el agua de enjuague o los otros implementos que se usan para preparar las drogas inyectables. El VIH puede vivir en una aguja usada por hasta 42 días, según la temperatura y otros factores.
    • Pincharse con una aguja o con otro objeto corto punzante contaminado con el VIH. Este es un riesgo principalmente para los trabajadores de la salud.
    infeccion-vih-prenatal

    PERINATAL

    De madre a hijo durante el embarazo, en el parto o a través de la lactancia materna. El riesgo puede ser elevado si la madre tiene el VIH y no está tomando medicamentos; sin embargo, las recomendaciones de hacerles la prueba a todas las mujeres embarazadas y de iniciar el tratamiento contra el VIH inmediatamente han reducido la cantidad de bebés que nacen con esta infección.

    Cómo se previene

    ¿Qué tanto previenen los condones el VIH?

    Si los usa de la manera correcta cada vez que tiene relaciones sexuales, los condones son altamente eficaces para prevenir la infección por el VIH. Pero es importante educarse acerca de cómo usarlos de la manera correcta.

    Los condones también pueden ayudar a prevenir otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) que se transmite mediante los líquidos corporales, como la gonorrea y la clamidia. Sin embargo, proporcionan menos protección contra las ETS que se propagan a través del contacto con la piel, como el virus del papiloma humano o VPH (verrugas genitales), el herpes genital y la sífilis.

    Hay dos tipos principales de condones: los masculinos y los femeninos.

    Colorful condoms isolated on white
    Los condones masculinos
    • Los condones masculinos son fundas delgadas de látex, poliuretano, polisopreno o de una membrana natural, que cubren el pene durante las relaciones sexuales.
    • Los condones de látex son los que proporcionan la mejor protección contra el VIH. Para las personas con alergia al látex, los condones de poliuretano (plástico) o polisopreno (caucho sintético) son buenas opciones; sin embargo, los condones de plástico se rompen más frecuentemente que los de látex. Los condones de membranas naturales (como los de piel de cordero) tienen pequeños agujeritos y, por lo tanto, no bloquean el VIH ni otras ETS.
    • Use lubricantes a base de agua o silicona para reducir las probabilidades de que el condón se rompa o se salga durante la relación sexual. No use lubricantes a base de aceite (como la vaselina, la grasa vegetal, el aceite mineral, los aceites para masajes, las cremas para el cuerpo o el aceite de cocina) con los condones de látex porque pueden debilitarlo y hacer que se rompa. No use lubricantes que contengan nonoxinol-9, ya que causa irritación en el recubrimiento de la vagina y el ano, y aumenta el riesgo de contraer el VIH.
    Colorful condoms isolated on white
    Los condones femeninos
    • Los condones femeninos son fundas delgadas hechas de un producto de látex sintético llamado nitrilo. Están diseñados para que los use la mujer en la vagina durante las relaciones sexuales.
    • Cuando se usan en la vagina, los condones femeninos son comparables con los condones masculinos en cuanto a la prevención del VIH, otras ETS y el embarazo. Algunas personas usan condones femeninos para las relaciones sexuales anales.
    • Uno de los beneficios del uso del condon femenino es que permite a las mujeres compartir la responsabilidad de prevenir infecciones.
    • Es seguro usar lubricante con los condones femeninos.

    Aunque use condones de la manera correcta cada vez que tenga relaciones sexuales, todavía existe la posibilidad de que contraiga el VIH. Para algunas personas que están en alto riesgo de contraer o transmitir el VIH, usar métodos adicionales de prevención, como tomar medicamentos para prevenir y tratar el VIH, puede reducir aún más su riesgo.

    ¿Usar un lubricante puede ayudar a reducir el riesgo de VIH?

    Sí, porque los lubricantes pueden ayudar a prevenir que los condones se rompan o se salgan.

    Los lubricantes a base de agua o silicona son seguros para usar con todos los condones. Los lubricantes a base de aceite y los productos que contienen aceite, como las cremas para las manos, la vaselina o cualquier otro aceite, no se deben usar con condones de látex debido a que pueden debilitar el condón y hacer que se rompa. Es seguro usar cualquier tipo de lubricante con los condones femeninos de nitrilo. Pero no se deben usar los lubricantes que contienen nonoxinol-9 porque esta sustancia irrita el recubrimiento de la vagina y el ano, y aumenta el riesgo de contraer el VIH.

    ¿La circuncisión masculina puede prevenir el VIH?

    Los hombres circuncidados tienen menos probabilidades que los no circuncidados de contraer el VIH de una pareja femenina VIH positiva.

    La circuncisión es una operación quirúrgica en la que se extirpa parcial o totalmente el prepucio del pene del varón quedando el glande al descubierto.

    Diferentes estudios demuestran que la circuncisión en varones es una de las formas más efectivas de combatir el avance del VIH. Cuando se retira la piel exterior del pene, aparece en la superficie una mucosa que no es tan resistente como la piel normal del cuerpo, muy fina, frágil y propensa a sufrir lesiones microscópicas que el ojo humano no alcanza a ver. Es una puerta de entrada muy accesible para el virus, ya que las células que están inmediatamente en contacto con el pene son células muy expuestas que facilitan que la infección pase al cuerpo. Por lo tanto, si eliminamos esta piel externa, la otra es más resistente.

    Además de la disminución del riesgo de transmisión del VIH, sífilis, gonorrea y el virus del papiloma humano en hombres, la circuncisión resulta beneficiosa para las mujeres que tienen relaciones con hombres circuncidados, ya que disminuye el riesgo de cáncer en el cuello uterino o cáncer cervical.

    ¿Puedo vacunarme para el VIH?

    No. En la actualidad no hay una vacuna que prevenga la infección por el VIH ni que trate a las personas que viven con VIH.

    Dónde puedo hacerme la prueba

    La importancia de una prueba rápida

    Existen 241,373 casos notificados de vih y sida en México (primer trimestre 2016), de acuerdo a estudios solo la mitad de la población que vive con vih es consciente de ello.

    Las personas con ciertos factores de riesgo se deben hacer la prueba con más frecuencia. Si usted era VIH negativo la última vez que se hizo la prueba y responde “sí” a cualquiera de las siguientes preguntas, debe hacerse una prueba del VIH porque estas cosas aumentan sus probabilidades de contraer el VIH:

    • ¿Es hombre y ha tenido relaciones sexuales con otro hombre?
    • ¿Ha tenido relaciones sexuales —anales o vaginales— con una persona VIH positiva?
    • ¿Ha tenido más de una pareja sexual desde que se hizo su última prueba del VIH?
    • ¿Se ha inyectado drogas o compartido las agujas o los implementos (por ejemplo, el agua o el algodón) con otras personas?
    • ¿Ha intercambiado sexo por drogas o dinero?
    • ¿Ha recibido un diagnóstico o buscó tratamiento por otra enfermedad de transmisión sexual?
    • ¿Le han diagnosticado hepatitis o tuberculosis, o ha recibido tratamiento para esas enfermedades?
    • ¿Ha tenido relaciones sexuales con otra persona que podría responder “sí” a cualquiera de las preguntas anteriores, o cuyos antecedentes sexuales no conoce?

    Debe hacerse la prueba al menos una vez al año si sigue haciendo cualquiera de estas cosas. Los hombres homosexuales y bisexuales sexualmente activos podrían beneficiarse de hacerse la prueba más frecuentemente (p. ej., cada 3 a 6 meses).

    Si está embarazada, hable con su médico  acerca de hacerse la prueba del VIH y de otras maneras de protegerse y de proteger a su bebé de contraer el VIH. Asimismo, las personas que sean víctimas de agresión sexual se deben hacer una prueba lo antes posible después del suceso, y deben considerar la profilaxis post exposición (PEP), es decir, tomar medicamentos antirretrovirales después de haber estado potencialmente expuestas al VIH, a fin de prevenir infectarse.

    Antes de tener una relación sexual por primera vez con una pareja nueva, usted y esa persona deberían hablar sobre sus historiales sexuales y de consumo de drogas, decirse si tienen el VIH y considerar hacerse la prueba y obtener los resultados.

    ¿Para qué me puede ayudar una prueba?

    Hacerse la prueba puede brindar importante información y puede ayudarle a que usted y los demás se mantengan seguros. Por ejemplo:

    • Saber si tiene o no el VIH puede brindarle tranquilidad, y hacerse la prueba es la única forma de saberlo con seguridad.
    • Si usted y su pareja saben que tienen o no el VIH, pueden tomar decisiones informadas sobre sus prácticas sexuales y la forma de mantenerse protegidos.
    • Si usted está embarazada o planea quedar embarazada, saber si tiene o no el VIH puede ayudarle a proteger a su bebé para que no contraiga la infección.
    • Si se entera de que tiene el VIH, usted puede comenzar a tomar medicamentos para el virus. Hacerse tratar el VIH mejora su salud, prolonga su vida y reduce significativamente su probabilidad de propagar el VIH a otras personas.
    • Si usted sabe que tiene el VIH, puede tomar medidas para evitar que sus parejas sexuales se infecten.
    No creo yo tenga un alto riesgo. ¿Para qué debo hacerme una prueba?

    Algunas de las personas que obtienen resultados positivos a la prueba del VIH no estaban conscientes de su riesgo. Es por esa razón que CENSIDA (centro nacional para la prevención del sida) recomienda que todas las personas entre los 13 y los 64 años de edad se hagan la prueba del VIH al menos una vez, como parte de su atención médica de rutina.

    Aunque usted esté en una relación monógama (en la que tanto usted como su pareja tienen relaciones sexuales solamente con el otro), debería averiguar de manera cierta si usted o su pareja tienen el VIH.

    ¿Cuándo debo hacerme la prueba?

    El sistema inmunitario por lo general tarda entre 3 y 8 semanas para producir anticuerpos contra el VIH, sin embargo las pruebas difieren en qué tan pronto pueden detectar los anticuerpos. Si bien la mayoría de las pruebas del VIH buscan detectar estos anticuerpos, algunas buscan el virus mismo. El periodo posterior a la infección, pero antes de que la prueba pueda dar resultados positivos se conoce como periodo de ventana.

    Para decidir el momento de realizar la prueba deben tenerse en cuenta el momento en que hubo exposición al virus y la prueba que se utilizará. Puede preguntarle a su proveedor de atención médica sobre el periodo de ventana apropiado para la prueba del VIH que se hará

    Algunas personas tendrán un periodo de ventana más largo que otras, por lo tanto, si tiene un resultado negativo a la prueba de anticuerpos en los primeros 3 meses después de una posible exposición, usted deberá repetirla después de los 3 meses. El noventa y siete por ciento de las personas desarrollará anticuerpos en los primeros 3 meses después de ser infectados. En casos muy poco comunes, puede tomar hasta 6 meses producir los anticuerpos contra el VIH.

    ¿Qué debo esperar cuando vaya a hacerme una prueba de VIH?

    Cuando llegue se le hara  una pre consejería, pasando a la toma de muestra y terminar con la post consejería y posteriormente debe esperar para recibir el resultado. Si la prueba le da negativo y usted no ha estado expuesto al virus en los últimos 3 meses, puede tener la seguridad de que no se ha infectado con el VIH.

    Si el resultado le da positivo, es posible que se deba hacer una prueba de seguimiento para estar seguro de que tiene el VIH.

    Su consejero debe hablarle sobre sus factores de riesgo, responder las preguntas que tenga sobre su salud general y hablar con usted sobre los próximos pasos, especialmente si los resultados son positivos. Ya que es importante que reciba la atención médica y psicológica que se merece.

    ¿Si obtengo un resultado negativo, eso significa que mi pareja también es VIH negativa?

    No, el resultado de su prueba del VIH solo revela si usted tiene o no el VIH. El VIH no se transmite necesariamente cada vez que tiene relaciones sexuales. Por lo tanto, haciéndose usted la prueba del VIH no es la manera de saber si su pareja está infectada. Pregúntele a su pareja si él o ella se ha hecho una prueba del VIH y sobre sus conductas de riesgo, tanto del presente como del pasado. Consideren hacerse la prueba juntos, algo que a menudo se conoce como pruebas del VIH para las parejas.

    ¿Si los resultados me dan positivo para el VIH, significa que tengo SIDA?

    No. Tener el VIH no significa que tenga SIDA. El SIDA es la etapa más avanzada de la enfermedad del VIH. El VIH puede llevar al SIDA si no se trata.

    ¿Debo compartir mis resultados positivos?

    Es importante que comparta los resultados con sus parejas sexuales. La decisión de compartirlos con los demás es suya.

    Sus parejas
    Es importante que les diga a sus parejas sexuales si tiene el VIH aunque sea incómodo hacerlo. Comunicarse con su pareja sobre si usted o ella tienen el VIH significa que podrán tomar medidas para mantenerse saludables los dos. Mientras más práctica tenga en decir que tiene el VIH, más fácil se hará.

    Hay muchos recursos que pueden ayudarlo a aprender formas de decirle a sus parejas que tiene el VIH. Para obtener consejos sobre cómo iniciar la conversación con sus parejas, pida apoyo a su terapeuta.

    Si lo pone nervioso revelar los resultados o si su pareja lo ha amenazado o lesionado en el pasado, puede pedirle a su médico o al departamento de salud local que les informe a sus parejas que podrían haber estado expuestos al VIH. Este servicio se llama servicio de notificación a las parejas. Los departamentos de salud no les revelan su nombre a sus parejas. Solo les dirán que han estado expuestos al VIH y que deben hacerse la prueba.

    Familiares y amigos
    En la mayoría de los casos, sus familiares y amigos no conocerán los resultados de su prueba ni si tiene o no el VIH a menos que usted se los diga. Aunque decirle a su familia que usted tiene el VIH puede parecer difícil, usted debe saber que dar esta información en realidad tiene muchos beneficios. Los estudios han mostrado que las personas que comunican que tienen el VIH responden mejor al tratamiento que las que no lo comunican.

    Sin embargo, si usted es menor de 18 años, aplica de la misma manera, usted tiene la decisión de comunicarlo a tus padres.

    Empleadores
    En la mayoría de los casos, su empleador no sabrá si usted tiene el VIH a menos que usted se lo diga. Sin embargo, su empleador tiene derecho a preguntarle si tiene alguna afección que podría influir en su capacidad para hacer su trabajo o suponer un riesgo grave para los demás. (Un ejemplo podría ser un profesional de atención médica, como un cirujano, que hace procedimientos que presentan un riesgo de intercambio de sangre o de otros líquidos corporales).

    ¿Quién pagará el tratamiento si soy VIH positivo?

    Si cuenta con IMSS o ISSSTE, está obligada a cubrir los medicamentos que se usan para tratar el VIH. Si no tiene seguro médico, entonces a través del seguro popular la secretaria de salud te garantiza la atención médica y los medicamentos.

    Dónde puedo hacerme la prueba

    En ambos lugares contamos con personal capacitado en un ambiente de respeto, confianza, seguridad y confidencialidad.

    Contamos con dos direcciones: